martes, 6 de septiembre de 2016

Equilibrista

Había una vez una mujer…

En frágil equilibrio y desvalida,
al borde del abismo del oriente,
iba en busca del alba, ciegamente,
tanteando los umbrales de la vida.
Alerta y precavida,
un paso y otro paso y el siguiente,
lo mismo que una ola en la rompiente
tejiendo soledades a medida.
Huraña y temerosa
tenía la apariencia de la rosa
en ansias de retoño;
era un beso jugando al escondite,
sin nadie que la habite,
igual que la tristeza del otoño. ©

Del libro de poemas Oceanario.

24 comentarios:

Carlos dijo...

Con el abismo en frente...

tita dijo...

Asi es tu soneto de hoy,igual que la tristeza del otoño,buscando amaneceres que no llegaran y maquinando soledades en la sombra.
Cada entrada que haces me parece mas especial,este soneto es una genialidad,enhorabuena amigo poeta.
Un beso

Carlos dijo...

Querida Ana, a esta altura del partido ya creo que no eres objetiva en tus juicios y te gana el afecto que sientes por mí, jajaja. Por supuesto que Igual valoro lo que dices y el saber que siempre estás allí.

Es raro estar hablando del otoño con casi treinta grados de calor, así que supongo que tu vivencia es mucho más real. :) Fuera de ello, mis lectoras europeas han dejado de comentar, pasan a leer, porque las veo, pero se ve que no les gusta lo que leen. :)

Tres besos.

Sandra Montelpare dijo...

Buenas y calurosas tardes, Carlos
Debe estar tan bien escrito para que no me den por el hígado los gerundios jajaaaaaa No, fuera de joda, el soneto amerita una lectura más profunda, a saber: antítesis luz - sombra en metáforas muy sutiles. Hilás fino, sí. Y eso lo hace impecable.
Ahora lo interpretativo: creo que voy tanteando todo el tiempo, con las palmas de la mano abiertas y cada tanto me dicen "es por acá, por acá!" pero se ve que todavía no aprendí lo suficiente. El calor me pone risueña, veo...
Saludos van

RECOMENZAR dijo...

Me ha maravillado tu escrito

Carlos dijo...

Hola Sandra, parece ser que el verano ha dado campana de partida. :( y habrá que esperar a marzo para volver a otoñar de alegría. (jugando y gerundiando)

Ojo, que tantear es un arte, (casi como saber tocar) y hace falta mucha ejercitación, lo mágico es que uno nunca sabe si va por el camino correcto. (y hay que seguir tanteando)

Un beso.

Carlos dijo...

Mucha, hacía mucho que no pasabas, me alegra que mi soneto te haya maravillado.

tita dijo...

Tu sabes de mi afecto por ti,pero eso no quita ni un apice,para que piense lo que pienso de tus sonetos,este de hoy es fantastico.

Seguro que las personas que pasan a leerte piensan como yo,aunque no lo digan.

Aqui estamos ya con frio y lluvia,que tristeza de invierno,con lo que me gusta a mi el sol y el verano,que envidia me das.
Van mis tres besos

Carlos dijo...

Ana, mira que paradoja, yo envidio tu invierno y tu frío, fuera del los 20 días en los que fugo al mar (generalmente en enero) no soy muy fans del verano.

(y eso que todavía ni empezó)

Besote.

Sandra Montelpare dijo...

Buen día, Carlos. Leo tu comentario y aclaro que tantear no es un arte sino un peligro. Lo decía en el sentido de ir a tientas, casi a ciegas por la vida y siempre ahí, la familia, incondicional, guiando el camino "es por aquí, por aquí".
Ya ves, me reía porque en el momento en que escribía el comentario me reconocí doblemente chicata: literal y metafórica. Qué buena la imagen, aunque hoy mis gemelos más que tacos necesiten una pileta llena de cubitos. Hecha la aclaración, saludos van

guillermo elt dijo...

No es bueno andar por la vida de huraño y pendiente de un hilo. La estabilidad emocional es muy importante, aunque, a veces, más de las que quisiéramos, nuestra propia fragilidad nos acoraza para protegernos.

Abrazos.

Francisca Quintana Vega dijo...

Muy bueno en verdad...con unas imágenes preciosas.
A usted no le hubieran quedado el desagradable comentario que me ha dejado a mí en mi último soneto, una persona de la que creo sólo comenté un poema una vez.
A todos nos gusta que nos comenten, pero desde luego, comentarios como ese no los querría nadie.
Saludos

Carlos dijo...

Buenas tardes Sandra, disiento un poco contigo y digo que ir a tientas tiene más de aventura que de peligro, o si tu prefieres digo que dicho riesgo tiene cierta cuota de intrepidez. Amiga, el mundo será de los tanteadores. Ya lo decía Carlitos Marx: "Tanteadores del mundo, uníos".

En lo de la imagen coincido, es bellísma.

Saludo fue.

Carlos dijo...

Guillermo, veo que has venido filosófico, :) es cierto, muchas veces nos acorazamos intentando que la vida nos duela menos. A veces resulta.

Un gran abrazo.

Carlos dijo...

Gracias Francisca, por pasar y por decir.

Debo decirle que los comentarios hablan mucho de la persona que los hace. No pudiendo conocernos personalmente, son los comentarios los que hablan por nosotros, ellos refieren la talla de nuestro corazón y el valor de nuestras palabras. El que viene para ofender, no vale ni la coma de lo que dice.

Cuanta razón tenía el Quijote con aquello de los perros ladradores.

Un beso grande.

María dijo...

¿Será que hay que dejarse caer?


http://www.youtube.com/watch?v=8la3ug8jpEg

Carlos dijo...

A veces, (lo sabes), sólo queda dejarse caer.

Cae. Cae eternamente
Cae al fondo del infinito
Cae al fondo del tiempo
Cae al fondo de ti mismo
Cae lo más bajo que se pueda caer
Cae sin vértigo
A través de todos los espacios y todas las edades
A través de todas las almas de todos los anhelos y
todos los naufragios
Cae y quema al pasar los astros y los mares. (VH)

María dijo...

Huidobro llega hasta el hueso.

.o.

Pra você

Vida, mi vida, déjate caer, déjate doler,
mi vida, déjate enlazar de fuego, de silencio ingenuo, de piedras verdes en la casa de la noche,
déjate caer y doler, mi vida.

AP.


Lo abrazo, y voy a dormir inmersa en poesía, hoy llegué de viaje :)

Carlos dijo...

Salta con la camisa en llamas
de estrella a estrella,
de sombra en sombra.
Muere de muerte lejana
la que ama al viento.

AP.

(nada como dormirse en poesía)

lucasjsilverado dijo...

Muy bella tinta ,hay en sus palabras ,una conjuncion del verso bien elaborado ,las palabras y el sentimiento.

Carlos dijo...

Muchas gracias Lucas, por pasar por mi casa y por el buen decir acerca de mis palabras.

Un saludo.

Anónimo dijo...

m, antes te dejabas caer y hoy me niegas tres veces. (Que falta de nobleza)

Rembrandt dijo...

“… sin nadie que la habite,
igual que la tristeza del otoño”

Quizás sea el efecto otoñal, la primavera la puede encontrar más atrevida , mas jugada, sin tantos miedos. Plena.

REM

Carlos dijo...

Ojalá pueda.

Recuerdo aquello que cantaba Silvio Rodríguez de que los amores cobardes no llegan...