sábado, 11 de febrero de 2017

La Colo

Yiraba por las calles de Belgrano
cobrando gamba y medio la completa,
oscura transeúnte de un planeta
final y suburbano.
El viento que la lleva de la mano
(fatídica y secreta),
escribe cada nombre en su libreta
con tinta de escarmiento cotidiano.
Después de cada cita
el ángel del hastío la visita,
tumbado en el costado de su cama. 
Campal su corazón, tizón de hoguera,
en brazos de cualquiera
a cántaros de lluvia se derrama.  ©

Del libro Llevarás en la piel.
Arte callejero anónimo del barrio de Coghlan,
rescatado por mi cámara de fotos.