lunes, 13 de junio de 2016

Mujer inmóvil

Apenas lo menciono te desnudas
con intimo portento,
y te brilla la piel, de tan obscena,
como un rojo carbón incandescente.
Con empeño de diestros ademanes
prendes fuego a tu ropa
y te ofreces a mí, mujer inmóvil,
en terca ceremonia de arrebato.
No niegas ni especulas
ni repites antiguas homilías
de una arenga difusa de palabras;
en ayuno de besos
transiges al furor de la tormenta
y te llueves de un modo interminable.

Del Libro Oceanario.
Fotografía: Theo Gosellín.

7 comentarios:

Carlos dijo...

y te brilla la piel, de tan obscena...

Carlos dijo...

de quererte así...

https://www.youtube.com/watch?v=jOBFuCtlYoQ

Carlos dijo...

yo sé que habrá una noche...

https://www.youtube.com/watch?v=Ki_vR3BOO_E

Anónimo dijo...

Apenas lo mencionas.

Las lluvias de junio se repiten, más allá del sol.

eme

Carlos dijo...

eme, hay lluvias que son irremediables.

Rembrandt dijo...

“….en ayuno de besos
transiges al furor de la tormenta
y te llueves de un modo interminable”

en un suave ir y venir
me embriago en las humedades de tu aroma.
Irremediablemente, siempre.

Me encantó el poema así como la imagen de Théo Gosselin, bellísima.
REM

Carlos dijo...

rem, hay lluvias irremediables.

Gracias por la data del autor de la fotografía, cuando no lo digo es porque no lo sé y me pone mal. Ya lo corrijo.

Un beso certificado.