miércoles, 23 de diciembre de 2015

Silvestres

Desnuda por amor era su hembra
sujeta a los rituales de la especie,
midiendo el poderío de su fuerza,
en una ceremonia de deleite.
Yo cabía en sus manos y era nuestra
esta rara conjura de la suerte,
voraz y predispuesta,
igual que un corazón a la intemperie.
Eran mías las garras avarientas
y suya la erupción y el estridente
volcán de savia espesa;
como tigres de sed en la tiniebla 
de la noche silvestre,
librados al instinto de la selva. ©

Del libro Oceanario.
Foto: Manuel Alvarez Blanco.

9 comentarios:

Carlos dijo...

yo cabía en sus manos...

Carlos dijo...

Manuel Álvarez Bravo, uno de los fundadores de la fotografía moderna, es considerado el mayor representante de la fotografía latinoamericana del siglo XX. Su obra se extiende de finales de la década de 1920 a la de los noventas.

Nace en el centro de la capital mexicana el 4 de febrero de 1902. Interrumpe sus estudios a los doce años al fallecer su padre y comienza a trabajar para ayudar en la economía familiar, en una fábrica textil y posteríormente en la Tesorería General de la Nación.

Su abuelo, pintor, y su padre, maestro, eran aficionados a la fotografía. El descubrimiento temprano de las posibilidades de la cámara le hará explorar en autodidacta todos los procedimientos fotográficos, así como las técnicas de la gráfica.

En un inicio aborda el pictorialismo, influido por sus estudios de pintura en la Academia de San Carlos. Explora luego las estéticas modernas, con el descubrimiento del cubismo y las posibilidades de la abstracción.

En 1930 se inicia en la fotografía documental: Tina Modotti, al ser deportada de México, le deja su trabajo en la revista Mexican Folkways. Así trabaja para los pintores muralistas: Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.

Álvarez Bravo es una figura emblemática del periodo posterior a la Revolución mexicana conocido como renacimiento mexicano. Fue aquel un periodo cuya riqueza se debe a la feliz, aunque no siempre serena, coexistencia de un afán de modernización y de la búsqueda de una identidad con raíces propias en que la arqueología, la historia y la etnología desempeñaron un papel relevante, de modo paralelo a las artes. Álvarez Bravo encarna ambas tendencias en el terreno de las artes plásticas.

De 1943 a 1959 trabaja en el cine realizando fotografías fijas, lo que lo lleva a producir algunos experimentos personales.
En vida, presentó más de 150 exposiciones individuales y participó en más de 200 exposiciones colectivas. Según numerosos críticos, la obra de este “poeta de la lente” expresa la esencia de México, pero la mirada humanista que refleja su obra, las referencias estéticas, literarias y musicales que contiene, lo confieren también una dimensión universal.

Falleció el 19 de octubre de 2002, a los cien años.

Carlos dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=0LRZ_m43LJ8 / María Bethania.

Rembrandt dijo...

“…Eran mías las garras avarientas
y suya la erupción y el estridente
volcán de savia espesa….”

Quedan impresos en la piel todos los instantes donde el único sonido que se escuchaba era el del lenguaje de los cuerpos.

Cuánta ternura y saudades derraman sus letras, nada como recordar bellos momentos. Mágicos.

Hermosa la foto y qué decir de Ma. Bethania, un placer escucharla y ese tema es maravilloso.

REM

Rembrandt dijo...

Yo vengo de ver, Antón,
un niño en pobrezas tales,
que le di para pañales
las telas del corazón
Lope de Vega


Carlos, amigo mío,

FELIZ NAVIDAD!!!!

Carlos dijo...

Hola Rem, "recordar", re-cordis, pasar dos veces por el corazón, eso es el recuerdo. Y hay algunos recuerdos, virtuales, inclusive que son inolvidables.

Un beso grande.

Espero que hayas tenido una gran Navidad.

Carlos dijo...

librados al instinto de la selva...

Tita dijo...

Rituales de momentos inportante que se recordaran siempre.

Yo cabía en sus manos y era nuestra
esa rara conjetura de la suerte.

Feliz año nuevo Carlos ,sobre todo se feliz.

Un besote

Carlos dijo...

Como decía el Principito, Ana, los rituales son importantes.

Feliz año nuevo también para ti y los tuyos.

Beso grande.