lunes, 21 de agosto de 2017

Amores miopes

"Su ojo ciclópeo se detiene en una sirena varada. Ella, cómplice, le cierra su único párpado con un beso de sal. ("Faro" - Sandra MontelMare)

El coloso titan mira a lo lejos,
malherido de pena,
el delgado perfil de una sirena,
más allá de oxidados catalejos.
Una bruma de pálidos reflejos
le cerca el corazón y en tal escena,
ella, casta y ajena,
emigra en un tumulto de vencejos.
Nada queda por ver, ni mar ni arena,
ni jarcias, ni velamen, ni aparejos,
ni mínimo candil de luna llena.
Hay un llanto de sal en los cortejos
de amor en cuarentena,
que hasta duele mirarse en los espejos. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI

21 comentarios:

Carlos dijo...

Nada queda por ver, ni mar ni arena.

Darío dijo...

El sufrimiento de nuestros "anormales"...Un abrazo.

Carlos dijo...

En cuestiones de amor, sufimos todos, Darío, normales y "anormales", sin poder precisar inclusive de que lado de la línea estamos.

Un abrazo también.

tita dijo...

Tus sonetos de sirenas siempre geniales.

Amores miopes,un poco triste ,un amor que duele,de lagrimas y penas,que hasta duele mirarse en los espejos,el amor a veces es asi
realmente.

Un beso.



Carlos dijo...

Hola Ana, mis sirenas no tienen suerte en el amor (y en este caso tampoco tiene suerte su enamorado titán)

Será acaso que las sirenas en algún punto simbolizan lo inasible??

Un beso grande.

Sandra Montelpare dijo...

Desde las profundidades,
touché...

Carlos dijo...

Pero no se me vaya a ahogar.

(gracias por Mairal, bellísimo)

Francisca Quintana Vega dijo...

Sin pararme a pensar en cuál va a ser mi comentario, le digo que, tras leerlo, he pensado:" ...muy bueno, y los ocho primeros versos...maravillosos: ciclópeo titán, lánguido pérfil, el ojo de ver en cuarentena...impulsos viejos...emigra en un tumulto de vendejos...".
Tiene un emparejamiento de adjetivos y sustantivos magistrales.
Mi cordial saludo.

Carlos dijo...

Francisca, como siempre, valoro en este caso el comentario de "sus dos ojos". :)

Considero que toda historia es posible de ser contada en términos poéticos y me encanta el desafío de encerrarla en los catorce renglones de un soneto.

Vuelvo a agradecer su paso.

Un cariño grande.

María Bote dijo...

Excelente y precioso, como siempre. Un lujo leerte, amigo POETA.

Besos. María

van dijo...

Casi te diría que me da vergüenza dejarte un comentario después de taaaanto tiempo! No llegaba nunca a leerte, todo lo que me he perdido :( Pero me acabo de hacer una panzada de mimitos al alma, no me canso de decirte que me encanta leerte (cuando puedo :P).

Te dejo un beso gigante y mi cariño de siempre!

Carlos dijo...

Gracias María, por venir a leer y por tus generosos elogios.

Un beso.

Carlos dijo...

Perdón Srta. Van, ud; y yo nos conocemos de algún lado?? :) :)

Qué hacés perdida, cómo andas, espero que vos y tu madre estén bien, por lo menos más tranquilas.

Me aegra que hayas podido leerme y que te sigan gustando las cosas que escribo.

Un besote, princesa. :)

guillermo elt dijo...

ayyyy... ese ojo en cuarentena no augura nada bueno... por lo menos, ver "sin escamas" a la sirena.

Abrazosssssss

Carlos dijo...

Guille, pasada la cuarentena, ese ojo só;o servirá para verla irse. Como decía Marechal, con el número dos nace la pena.

Un abrazo.

van dijo...

Sí, nos conocemos... soy la morocha vendedora de ilusiones. Me recuerda?

Siempre me fascinó leerte, desde el primer día que vine aquí.

Besos Henry!

Carlos dijo...

Ahhh, ud. es la gualeguaychusa?? me parecia.

Morocha, sabe que siempre me fascinó fascinarla. (desde el primer día)

Besote, Enriqueta.

Aldabra dijo...

un sirena de agua preciosa, muy original.

y un poema mágico... cos los espejeos, los cortejos, los aparejos...

graciñas.
lo pondré en mi blog.

bicos,

Carlos dijo...

Gracias Aldabra, después me haré un paseito por tu blog.

Besos.

Carlos dijo...

"La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias,
se quedan allí"... (Silvio Rodríguez)

https://www.youtube.com/watch?v=pgo71qR8nN8

Carlos dijo...

Siempre la miraba con ojos de verla irse...