viernes, 17 de junio de 2016

Jubileo

Al pulso de mi mano
adorno tu figura y te moldeo,
ritual de darte forma, jubileo
de un culto laberíntico y profano;
litúrgico y mundano
atizo el vendaval de tu deseo
y el río de la sed como un trofeo
de goce cotidiano.
Febril del corazón y a mi manera
tutelo el ardimiento de la hoguera
que te tiene cautiva,
evangelio de roja dictadura
que manda y que conjura
el hambre de tu piel en carne viva.

Del libro Oceanario.

17 comentarios:

Carlos dijo...

el hambre de tu piel en carne viva...

Tita dijo...

Poco dejas a la imaginación,todo esta clarito,los deseos,los goces,las hogueras,cuanta sensualidad querido amigo y que magnificamente tratas estos temas,que gran delicadeza la tuya,fantastico.

ordeno el ardimiento de la hoguera...

Besos

Rembrandt dijo...

“…atizo el vendaval de tu deseo
y el río de tu sed, como un trofeo
de goce cotidiano…”

Una mezcla de fascinación y hechizo en cada soneto, la sensualidad vive en ud. amigo mío por ello cuánto placer me provoca leerlo!

Lo abrazobeso.
REM

Carlos dijo...

Hola Ana, si poco dejo a la imaginación, algo anda mal en el soneto. :) pues se supone que sea el lector quién potencie sus propias fantasías a partir de la lectura del poema.

Igualmente entiendo lo que has querido expresar. Y si, todo está en el texto. Me alegra que puedas percibir la delicadeza de mis intenciones tras el rojo de mis palabras.

Un beso grande.

Carlos dijo...

al pulso de mi mano, arcilla delicada, te moldeo...

Francisca Quintana Vega dijo...

Nunca pensé que pudieran ser tan elegantes y delicados unos poemas eróticos. El secreto está en la calidad y buen hacer, claro...

Carlos dijo...

Hola Francisca, una alegría verte, ya se te extrañaba.

Si, yo creo que el secreto está en recostarse en el lado de la estética, de la delicadez, del buen gusto, el límite entre este costado y el otro, el de la vulgaridad, por darle un nombre, es muy lábil, muy endeble, por eso en este terreno hay que manejarse con mucho cuidado.

Un beso.

Carlos dijo...

jubileo de un culto personal, rojo y profano...

Carlos dijo...

Rem, fascinación y hechizo, explosiva combinación, que mis poemas puedan fascinarte y hechizarte es cosa de brujos; Merlín nos salve. (o el mago Fa Fa) :)

La besoabrazo.

Carlos dijo...

evangelio de laica dictadura...

Carlos dijo...

la niña del chello, siglos sin verte.

Cristina dijo...

Estuve leyendo varias de tus entradas y me fascinó tu estilo, llegué hasta tu sitio por intermedio del blog de Rembrandt.

Te dejo un fuerte abrazo desde Uruguay!

Carlos dijo...

Muchas gracias Cristina, eres bienvenida, las amigas de Rem son mis amigas.

Siéntete como en tu casa.

Un beso que cruce el charco.l

Tita dijo...

Carlos,no vale despistarme mas jejeje.
Un besote.

Carlos dijo...

Justo lo había retirado cinco minutos antes, Ana. Estoy publicando más seguido el el blog lunfa.

Beso.

Anónimo dijo...

Arcilla en tus manos.

eme

Carlos dijo...

Algunas veces el amor nos vuelve artesanos de almas.