miércoles, 4 de abril de 2018

Rosa morena

En el 2006 (un año después  escribí este poema), Médicos sin Fronteras anunció haber localizado a más de 500 inmigrantes subsaharianos, abandonados a su suerte en el desierto de Marruecos, después de haber sido expulsados de Ceuta y Melilla. (tal vez entre tantos haya una niña)

Una niña de espíritu moreno
bajo el sol del Sahara se calcina,
puñal de roja espina
en un cerco de escombros y de cieno.

Espejismo poroso del terreno
donde el dolor conmina

y dos gotas de hiel en la retina
al cuidado fabril de un dios obsceno.
Hartazgo y destrucción, vergüenza ajena,
la niña de la pena
se vuelve sin querer peñasco y roca.
Agonía de sal sobre la arena,
sin un trozo de pan para la cena
que llevarse a la boca. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Poco ha cambiado desde entonces.

Recitado en la Biblioteca de la UNA.

14 comentarios:

Tere-Teresa dijo...

Bueno Carlos, si todo lo que escribes, me parece decidor, inspirado y tocado con un ritmo de magia, éste me parece sencillamente fabuloso.
Nada mas que decir.Respecto al tema, estamos en el mismo frente.

Besos solidarios.

nick dijo...

CarliiitooSSS!!! Che, te pasaste con la del llanero, hasta pienso grabarla para mi blog, (ya te dejè un comentario)siempre y cuando estès de acuerdo. Lògico que pongo que la poesìa es tuya, no creo que haya que aclararlo, peor lo aclaro. No me gusta pedir permiso...pero buè, si no quisieras, no la grabo.
La poesìa de este post...què lo pariò, tenès buenos vocablos, juntàs bien las palabras. Todo se reduce a que me gusta lo que y còmo escribìs. Hoy estoy contento, como en muchos otros dìas. Peor hoy màs.
Te mando un abrzo mañanero.
Nick olàs

Carlos dijo...

Querida Tere, que decirte, muchas gracias amiga por tu valoración de mi verso. Hombro con hombro.

En tu misma trinchera.

Besos.

Carlos dijo...

Nicolás, ya te lo dije en otra respuesta, para mí sería un gustazo, escuchar alguna poesía mía en el vuelo de tu voz. Asi que si quieres, sea pues la de nuestro amigo común, el Llanero Solitario.

Espero expectante.

Respecto de Rosa Morena, si bien es un tema que ya no tiene figuración en las primeras páginas de los diarios, todavía es una herida que sangra. Este poema lo escribí el año pasado cuando se produjeron los tristísimos sucesos de Ceuta y Melilla.
Me alegra que te haya gustado.

Comparto contigo la contenteza de tu día.

Un gran abrazo.

nick dijo...

Hola Carlitos! Tu poesìa ya està en mi voz. Cuando quieras, bienvenido.
Hasta luego.
Nick

Carlos dijo...

Me baño y voy para allá. :)

Gracias a cuentas.

Abracci.

nick dijo...

Hola Carlitos, aquì Niquitosss.
Otra poesìa tuya, màs linda todavìa, digamos màs de afecto.Me pone muy feliz saber que no te haya parecido fuera de lugar la interpretaciòn. Sè lo que quiere decir escuchar algo de uno masacrado por otro,pero creo que cuando las cosas se hacen con ahìnco , la mitad del camino queda hecho.Podès pasar a escuchar otras dos poesìas que hice hoy, un poco en joda, pero que me dieron ganas de poner en el blog. Con la esperanza de poder seguir colaborando y creciendo en esta propuesta de intercambio de letras y pensamientos, sigo firme en el camino. La suerte, a veces, te sorprende con estas cosas. Yo estoy "acostumbrado" a las casualidades, porque yendo de aquì para allà sin pertenecer a nadie por pertenecer a todo, tuve que abrir bien los ojos para saber dònde pisar. Por eso me respeto y respeto a los que se respetan y eligen seguir un camino a tientas, seguros de que eso es caminar.
Intentar es la palabra que quizà mejor me define. En la intenciòn està todo lo que se puede crear, todo lo que un dìa podrà ser.
Y estoy contento de haberme cruzado en tu camino.
Hasta la pròxima .
Nick

Carlos dijo...

Querido amigo, eso es lo que tiene de loco y de extraño este mundo de trotamundos y bloggeros. Un blog te lleva a otro y éste a otro y uno va armando azarosamente una coriente de afinidades y de sentimientos parecidos.

Me alegra que te haya gustado el "contraregalo" de mi poesía, tnto como a mi me gustó escuchar recitado en tu voz, mi soneto del Llanero Solitario. Evidentemente hemos compartido mismos héroes, mismas tardes de leche chocolatada y mismos abuelos.

Escuché tus poesías de hoy y me he divertido con ellas, en una dejé un comentario.

Cumpa, de "causalidades y casualidades está hecho el camino del Señor y a mí también me resulta particularmente grato haberme cruzarme contigo; Además, por norma de vida, los mejores amigos son aquellos que vienen con "portación de hermanas" :)

Como la Feri y su melliza, tu también viniste con tu par al mundo; Ya vez, otra casualidad.

Un gran abrazo.

Carlos (sin mellizo incluído)

Miriam Jaramillo dijo...

De visita en tu blog.Me encanta tu forma de escribir.volvere a leerte.Sinceramente.Miriam

Carlos dijo...

Miriam, siempre provoca una especial alegría el paso de alguien nuevo por la casa. Bienvenida, pues.

También yo estoy lidiando con esto de editar mi primer libro, así que te deseo la misma suerte.

Lee entonces cuanto quieras y luego me cuentas.

Un beso.

San dijo...

No te preocupe dejarme deberes, ojala todos fueran tan gratos como leerte, es un lujo de veras.
El tema espinoso, demasiadas personas sufriendo, ojala su situación se estabilizara pronto.
Rosa morena, mejor no se puede decir, tema duro con dulces palabras tratado.
Un fuerte abrazo.

Carlos dijo...

Hola San, mira hasta dónde te hice venir. :)

Me hiciste recordar que luego subí una versión más actualizada, me parece inclusive que con el mismo nombre.

Gracias por venir a leerme.

Un beso.

Carlos dijo...

Médicos sin Fronteras ha denunciado la situación de miles de mujeres subsaharianas que están sufriendo violencia sexual tras la huida de sus países por conflictos armados, matrimonios forzados o demás agresiones, quedando atrapadas, después de varios años de ruta, en Marruecos.

El informe recoge el testimonio de varias mujeres y niñas en esta situación y pide a la UE y a las autoridades de Marruecos que asuman sus responsabilidades de protección y asistencia a estas víctimas de políticas “cada vez más restrictivas” de migración y asilo, en el control de las fronteras externas europeas y en las expulsiones de migrantes.

El responsable de Médicos sin Fronteras en Marruecos, Alfonso Verdú, asegura que “Se trata de un fenómeno de enormes dimensiones, pero tenemos dificultades para identificarlo por su clandestinidad, es la punta del iceberg de una práctica cada vez más extendida en el proceso migratorio".

Una de cada tres mujeres atendidas por esta organización en Rabat y Casablanca ha admitido sufrir uno o múltiples episodios de violencia sexual, desde que salieron de sus países de origen o ya en Marruecos.
La cifra es más elevada, explica la ONG, porque casi ninguna de las mujeres explotadas o agredidas quiere contar su experiencia por la indefensión que sufren como mujeres indocumentadas y por la falta de oportunidades para hacerlo.

En el informe también cuenta la ONG, que las mujeres acuden a las redes para salir de sus países, en general viajan hacinadas durante días en la parte posterior de camiones atravesando el desierto, sin detenerse para comer ni dormir y sin apenas agua. En algunos tramos son obligadas a caminar durante días para evitar los controles policiales y, en ocasiones, abandonadas en el desierto con un bidón de cinco litros de agua.

Según la asesora de asuntos humanitarios de Médicos Sin Fronteras, las que logran llegar a Marruecos “se encuentran en una situación de bloqueo indefinido, lo que agrava su vulnerabilidad, no tienen dinero, están indocumentadas, no tienen derecho a asistencia sanitaria y caen de nuevo en manos de redes, normalmente de explotación sexual, y la que consigue huir no sabe a dónde ir porque no hay respuestas para protegerlas".

Los cooperantes que reclaman la urgencia de encontrar una respuesta integral para esta situación generada en este país de tránsito migratorio.

Diez años después de mi poema cambian las formas de morir pero las víctimas siguen siendo siempres las mismas.

Carlos dijo...

Claustrofobia - poema del 2006, ante los sucesos ocurridos en Ceuta y Melilla.

Soledades extramuros,
alambres, púas, cuchillas,
a las puertas de Melilla,
la muerte tiene futuro;
Oscura tristeza, oscuro
sueño de pena y hambruna,
para trepar a la luna
hace falta una escalera,
con el hambre por bandera,
no habrá vallado seguro.
África, llaga pendiente
en el costado del cielo,
gota de acíbar de hielo
sobre la cruz de la frente;
Tizón de brasa candente,
llaga que no cicatriza,
luto de llanto y ceniza
que grita su desamparo,
boca muda, ciego faro
de soledad al poniente.
La vida, negra de vida,
se trepa por la alambrada
de los que no tienen nada,
con decisión homicida;
La sangre borda la herida
con un reguero de balas,
mueren al viento las alas
de los que viven con hambre…
Detrás de un cerco de alambre,
la humanidad se suicida.