jueves, 31 de marzo de 2016

Culpas

Ella sube de prisa la escalera
con un gesto de culpa indefinida,
lleva puesta en la boca, contenida,
el peso de una hoguera.
Da tres golpes, se alisa la pollera,
y él la deja pasar, paloma ardida,
con ansia decidida
la toma fatalmente prisionera;
le suelta los breteles del vestido,
tiránico y espeso,
y sus dedos parecen alfileres...
A pasos de su casa y su marido
se quita de la piel caricia y beso
con un suave dolor de atardeceres.

Del libro Oceanario.

9 comentarios:

Carlos dijo...

soy lo prohibido

https://www.youtube.com/watch?v=tm9JtIErl34

Carlos dijo...

Y que yo me la llevé al río
creyendo que era mozuela,
pero tenía marido.

Fue la noche de Santiago
y casi por compromiso.
Se apagaron los faroles
y se encendieron los grillos.
En las últimas esquinas
toqué sus pechos dormidos,
y se me abrieron de pronto
como ramos de jacintos.
El almidón de su enagua
me sonaba en el oído,
como una pieza de seda
rasgada por diez cuchillos.
Sin luz de plata en sus copas
los árboles han crecido,
y un horizonte de perros
ladra muy lejos del río.

Pasadas las zarzamoras,
los juncos y los espinos,
bajo su mata de pelo
hice un hoyo sobre el limo.
Yo me quité la corbata.
Ella se quitó el vestido.
Yo el cinturón con revólver.
Ella sus cuatro corpiños.
Ni nardos ni caracolas
tienen el cutis tan fino,
ni los cristales con luna
relumbran con ese brillo.
Sus muslos se me escapaban
como peces sorprendidos,
la mitad llenos de lumbre,
la mitad llenos de frío.
Aquella noche corrí
el mejor de los caminos,
montado en potra de nácar
sin bridas y sin estribos.
No quiero decir, por hombre,
las cosas que ella me dijo.
La luz del entendimiento
me hace ser muy comedido.
Sucia de besos y arena
yo me la llevé del río.
Con el aire se batían
las espadas de los lirios.

Me porté como quien soy.
Como un gitano legítimo.
Le regalé un costurero
grande de raso pajizo,
y no quise enamorarme
porque teniendo marido
me dijo que era mozuela
cuando la llevaba al río.

Del “Romancero Gitano”. Federico García Lorca

Carlos dijo...

aromas

https://www.youtube.com/watch?v=pE_5A9jL9Ak

Carlos dijo...

Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehúyen, se evaden y se entregan.

Oliverio.

Carlos dijo...

El libador de moras rememora
la hora de libar a manos llenas,
“libante” de jazmines y azucenas,
a pulso y a deshora.
Liboso libador, liba y añora
los tiempos de libar lilas ajenas,
alibabante de futuras penas,
como la gata Flora.
Liba, libón de libonar saliva,
liba, liba que liba,
como quien liba con rubor obsceno,
libartinando las ajadas rosas,
marchitas, pegajosas,
el libador de moras de veneno.

Tita dijo...

Imaginate que ayer yo estuve releyendo tu OCEANARIO son bellos cada uno de sus sonetos y me encanta pasar un tiempo leyendo.

Sabes Carlos, mi marido siempre recitaba ese poema de Federico Garcia Lorca,me encanta y me lo recordaste ,gracias.

Carlos como va todo, como va el correo ? espero que vaya mejor,ya me cuentas

Un besote.

Carlos dijo...

Me alegra que cada tanto releas Oceanario y que te gusten los poemas incluidos en él.

El poema de Lorca es un clásico suyo, siempre vale la pena recordarlo.

El correo, jaja, realmente no sé, sabrás que aquí cambió el gobierno hace poco y algo leí respecto a que pensaban quitar todas las trabas que había puesto el gobierno anterior. Así es la Argentina, como un péndulo loco.

Un beso grande.

Rembrandt dijo...

“… Da tres golpes, se alisa la pollera,
y él la deja pasar, paloma ardida…”

No solo el amor sino lo prohibido todo lo puede, los vientos de la pasión llevan a lugares a veces impensados. Pero quien piensa cuando arde esa hoguera que turba y domina voluntad y razón ?

A veces sus versos me perturban Poeta.

Lo beso este viernes un tanto lluvioso, el otoño habrá llegado al fin?

REM

Carlos dijo...

Lo prohibido siempre tiene un aura de atracción (si lo sabrá Eva).

No ha sido mi intención perturbarte, pero como dices, hay a veces situaciones que se nos hacen incontrolables y es imposible no dejarse arder. Hay corazones que sucumben al estallido de la llamas.

Con las primeras lluvias de abril suele llegar el otoño.

Beso.