viernes, 31 de mayo de 2013

Contraseña (verso tontolón para el fin del otoño)





















Cécile Veilhan

Ella sueña que sueña que algún día
el hombre de sus sueños
encenderá el amor con siete leños,
para abrigar de luz la noche fría; 
y sueña que en sus sueños, todavía,
con mágicos empeños,
no habrá sueños, ni grandes ni pequeños, 
que no sepan tocar su melodía.
Y en el sueño que sueña,
de mi boca de besos se despeña
con un salto mortal de fantasía;
otoñal y risueña,
susurrando la vieja contraseña:
"detidemidenadietuyamía".

Del libro Llevarás en la piel.

11 comentarios:

Carlos dijo...

Ella sueña que sueña que algún día...

Carlos dijo...

Me gusta mucho la mirada naif que portan los dibujos de Cécile Veilhan.

(recuerdo haber compartido uno puntualmente con una chica de los blogs, pero no me dijo si le gustaban o no) Cortesía aparte.

Carlos dijo...

Hablando de contraseñas o frases cifradas entre los amantes, recordé unas líneas de diálogo de la peli Una propuesta indecente (peli, pobretona, salvo la aparición de Demy) :)

¿Alguna vez te he dicho que te amo? No. Pues así es. Aún...?Siempre.

tita dijo...

Sueños y sueños,que bonito es soñar a veces fantasias, que alguna vez se vuelven realidades.
Tu contraseña me encanta tiene musica y ese final es genial.

Cierto que las imagenes de Cecile Veilhan,son muy bellas,parece que este soñando de verdad,tu ya has dejado alguna vez y siempre tienen encanto.

Y esas frases de amantes muy bonitas ,me encanta cuando dejas estas cosas.

Muchos besos.

Carlos dijo...

Hola Ani, es un poema muy pequeñito, casi casi un ejercicio literario de distracción, digamos que, apto para viernes tristones de lluviecita boba, como éste con que aquí se está despidiendo mayo.

Lo que si es cierto es que tiene un recitado muy musical. (podría ser una suerte de canción de cuna)

Vos sabés que no recuerdo haber dejado antes imágenes de Cécile en mi blog(yo me refería a un caso particular), si recordás cual fue el soneto correspondiente, contame.

Y la peli que digo, no sé con qué título se habrá conocido en España, es la que Robert Redford "compra" a Demmy Moore por un millón de dólares, te acordás?? y esa era la frase con la que ellos se identificaban y que ambos pronuncian casi sobre el cierre de la película.

Besos y besos.

María Bote dijo...

Qué versos tan geniales y tan bellos, amigo POETA.

Es un placer enorme leerte. Gracias por escibir.

Besos de buenas noches y gracias por tu visita.

María

Carlos dijo...

Hola María, qué bueno que te ha gustado el soneto.

Escribir tiene un gran componente lúdico.

Un beso para vos.

Malena dijo...

Hay sueños a los que hay que ponerle contraseña, para que la realidad no pueda entrar.



Y si, siempre.

Carlos dijo...

Malena, la realidad siempre se las ingenia, para pincharnos el globo de los sueños. Cancha, que le dicen.

cipselas dijo...

Buen día, Carlos.
Una cadencia maravillosa en el recitado en voz alta. Eso, primero.
La ilustración de Cécile Veilhan a mí también me parecía que habría algún soneto antes con ilustración de ella. Debe ser de algún otro artista de estilo naïf y de ahí la confusión. Estuve googleando otras obras.
Qué buen juego fónico "sueña que sueña" /"sueña que en sus sueños"/ "sueño que sueña". Se lleva el soneto.
Igualmente la figura es lametáfora del primer terceto. Lúdica, onírica.
¿Después vendrá el chichón en la frente de esos que te despiertan de los sueños de golpe? Chi lo sa...
Off topic: no pongo contraseña a los sueños porque soy malísima para recordarlas.¿Mirá si después me quedo sin soñar porque me salta un "La clave es incorrecta. Ya agotó el número de posbilidades permitidas. Intente más tarde"?
Beso con clave XXxxXX(x).
San Montelpare


Carlos dijo...

Hola Sandra, si, musicalmente tiene un "ritmito", muy llevadero, que acompaña, creo, el espíritu lúdico del soneto. Y la imagen, en este caso, también sirve para sostener la temática onírica.

El soneto, como verás tiene mucho de juego, de travesura, casi.

Después de los saltos mortales, los chichones son inevitables, pero no por eso debemos dejar de intentar saltar-soñar. Como decía Almafuerte, si te postran diez veces, te levantas.

Soñar ante todo, así que propongo eliminar las contraseñas.

Beso de triple salto mortal.