miércoles, 15 de noviembre de 2017

Vestal

Se desnudó de piel, arquitectura
de fina platería
y nunca entre mis brazos fue tan mía
librada al bacanal de la locura.
Vestal, novicia oscura
en laica procesión de letanía,
hoguera de los labios y herejía
de arder con intención de quemadura.
Y fuimos la indecencia sin decoro
y el oro
de la carne impenitente,
lo mismo que dos náufragos en celo
rodando por el suelo,
allí donde nos lleve la corriente.

Del libro Oceanario.
Dibujo: Nelly Briceño.

20 comentarios:

Carlos dijo...

Lo mismo que dos naúfragos en celo...

Patricia 333 dijo...


con rumbo de desvelo,
allí donde nos lleve la corriente

Hermoso ....

Carlos dijo...

Gracias.

Carlos dijo...

mmelodía, navegandoespejos, marsanchez, gracias por pasar.

tita dijo...

Hermoso soneto y hermoso también es dejarse llevar por la corriente,con ese frenesi desesperado de dos naufragos en celo.
Un besote

Carlos dijo...

Si, Ana, y hermoso es también intentar contarlo, aunque nunca el relato poético esté a la altura de los hechos. :)

Un beso.

Sandra Montelpare dijo...

Fuaa! Es que para mantener encendido el fuego sagrado hay que dejarse arder.
Saludos herejes van, Carlos

Carlos dijo...

Lo bueno de arder, Montelpare, es que nos permite ahorrar en otras modalidades de calefaccionar la casa, sobre todo teniendo en cuenta estas olas polares sorpresivas.

Es eso o compartir una frazadita juntos. Ud. elige. :)

Besos vienen, besos van,
compre una estufa Volcán.

van dijo...

Me encanta esta partecita "y nunca entre mis brazos fue tan mía".

Bello, dulce, tierno, sensual, apasionado, todo...

Leerte es un placer, un recreo entre mis números, nunca una obligación ;)))

Besitos!

Carlos dijo...

Hola Van, gracias por los cuatro adjetivos. :)

Me alegra que pasar a leer sea para tí un motivo de distensión.

Un beso.

Francisca Quintana Vega dijo...

Pues el poema tiene bastante altura. Es bueno. Un cordial saludo.

Carlos dijo...

Gracias Francisca, veo que no ha sido de los que más le han gustado, razón de más para valorar su comentario.

Un saludo afectuoso para ud. también.

SILDELSUR dijo...

No voy a repetir parte de lo que ya escribiste para decirte cual estrofa es la que me pareció más interesante
porque ya las conocerás bastante y que sentido tendría redundar en el asunto,no?
Me gustó muchísimo,solo eso.
Saludos!!!

Carlos dijo...

Srta. Sil (Silvia, Silvina, Silvana) del Sur, me parece bien que contemple el soneto en su totalidad y me alegrá más aún que le haya gustado muchísimo. (sólo eso es mucho eso) :)

Gracias por decirlo.

Saliste, como decirlo, interesante, en la foto del perfil.

Otra saludo.

Carlos dijo...

Gracias Diana por leer.

van dijo...

De nada poe, nada que no sea cierto (fueron cinco y todo indica -sin cuenta-).

-------

Dicen que el buzo se hizo ortodoncia, así no asusta su mordida.

-------

Sí, leí que habías comentado que ya habías colgado el de los amantes, lo recordaba.

Besito.

Carlos dijo...

Pensé que lo de dulce era por mí, :) el resto supuse que eran para el soneto.

Un beso.

Carlos dijo...

Mi gato con guantes

Mi gato con guantes se quita el sombrero
al paso galante de una niña en flor,
se para en dos patas, como un caballero,
con saco y corbata del mismo color.
-Llegó de muy lejos, en algún carguero,
presumen las gatas corriendo el rumor-,
sin más que lo puesto ni Dios ni dinero,
trayendo el llavero de un mundo mejor.
Mi gato con guantes, cantor, marinero,
crupier, trapecista, pintor, carpintero,
teniente y torero, poeta y actor.
Tuvo tantas novias que sigue soltero,
buscando en la tinta de tanto tintero
una niña gata que muera de amor. ©

Carlos Casellas - del libro Oceanario.

Rembrandt dijo...

“… Y fuimos la indecencia sin decoro….”

El fuego de la pasión nos permite elevarnos a los cielos y caer a los infiernos al unísono, pero quien no desea arder en esa llama?

Precioso soneto, me encantó.

REM

Carlos dijo...

La pasión nos traspasa y cuando ello ocurre perdemos toda noción espacio temporal.

Somos arrastrados por ella y no hay resistencia posible. Arder, ese es el conjuro inevitable.

Ch.