lunes, 18 de enero de 2016

Verde esmeralda

Era la soledad como su sombra,
tirando de los pliegues de su falda,
agobio que la hiere por la espalda,
la diluvia y la escombra.
Mi voz, que no la busca ni la nombra,
con arpones de luna la aguirnalda,
tristeza de color verde esmeralda
que oculta la verdad bajo la alfombra.
Tan última de todos y tan quieta,
al borde del abismo de un planeta
donde nadie la asiste;
tan huérfana de luz que la deslumbre
en la cumbre
más alta de estar triste. ©

Del libro Oceanario.
Fotografía: Lilya Cornelli.

10 comentarios:

Carlos dijo...

en la eterna costumbre de estar triste...

Carlos dijo...

Te va a crecer la nariz si mientes tanto,
“pinochita” de madera,
amalgama de viruta carpintera,
corazón dominical de palo santo.
Te lo digo en japonés y en esperanto,
con el saco del revés y la chistera,
la mentira es una mala consejera
en las noches pavorosas del espanto.
Si Gepetto no te educa como debe,
si la lluvia cuando llueve
te salpica las narinas de la ñata,
tu no mientas nunca más, carbón de pelo,
que las niñas mentirosas van a un cielo
de aserrín y de hojalata.

María Bote dijo...

"Era la soledad como su sombra,
tirando de los pliegues de su falda"

Excelente y bello, como siempre. Es un lujo leerte, amigo poeta.

Felicidades y besos. María

Carlos dijo...

Muchas gracias María, siempre es grato verte pasar por casa.

Me alegra que el poema te haya gustado.

Un beso grande.

Carlos dijo...

El otro día fui a ver La gran estrofa en la que uno de sus personajes cita una frase escuchada en un bar: "La verdad es como la poesía, y a muy poca gente le gusta la poesía.

Rembrandt dijo...

“…Mi voz, que no la busca ni la nombra,
con arpones de luna la aguirnalda…”

Es de esperar que esta tristeza algún día tenga fin.
La poesía puede obrar milagros, especialmente cuando el poeta pone su alma en ella.

REM

Carlos dijo...

Tristeza nao tem fin...

Besos de tironearla de la falda.

Carlos dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=nXAVWPBU01c

(Tristeza / Gal Costa)

Tita dijo...

Puede que sí, que la tristeza tenga fin alguna vez,cierto que la soledad hiere a veces mas que la tristeza.

Era la soledad como su sombra...

Lindo soneto y linda imagen.

Besos

Carlos dijo...

Gracias Ana, la soledad es brava también, y ambas dos, cuando vienen juntas son fatales.

Me alegra que soneto y foto te hayan gustado.

Un beso.